Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha de Cabecera Shangó

yoruba shango

Orisha Shangó (Changó)

Shangó o Changó, es el orisha de los rayos y truenos en la religión yoruba, uno de los más conocidos, controla las tempestades y la lluvia, se le asocia con la justicia, lo ingenioso, y representa la virilidad masculina. Sus ceremonias son cargadas de danza, tambores y fuego.

Shangó en el sincretismo se ha relacionado con San Marcos y Santa Bárbara.

Un poco de historia

Para la religión yoruba, Shangó es un orisha guerrero y rey, se incluye en el grupo de los Orishas de cabecera. La justicia, la fuerza del hombre y de la naturaleza, los truenos, los rayos, y las ceremonias cargadas de danza, tambores, fuego, lo representan. Shangó posee la alegría de la vida, su intensidad, su pasión, la inteligencia y la abundancia, además, representa la belleza y el atractivo masculino. Es uno de los principales en el sistema religioso de Osha-Ifá, y puede interpretar el oráculo como adivino. Shangó se relaciona con el mundo de los Eggún.

Su historia cuenta que Oloddumare, el dios supremo, envió a Shangó junto con su hermano gemelo para que rectificaran la sociedad, corrigieran al pueblo y los fieles retomaran una vida recta bajo las enseñanzas del dios único. Así, Shangó se convirtió en un rey, ero era muy estricto y por esto el pueblo lo despreció. Shangó se quitó la vida, pero regresó para habitar el cuerpo de su hermano Anganyú, y se vengó de sus enemigos con pólvora, por ello se dice que es el Orisha de los truenos.

Shangó también era un guerrero, con grandes potenciales de lucha e ideas creativas, intervino en muchas batallas de los reyes yorubas con estrategias que llevaron a este imperio a vencer y conquistar grandes territorios.

Shangó tuvo como esposas a las deidades Obba, Oyá y Oshún. En algunas historias es hijo de Oloddumare, y en otras es hijo de Obbatalá.

El número de Shangó es el 4 y su festividad el día 4 de diciembre. Los colores son el rojo y el blanco y se le guardan los días sábado.

Atributos y ofrendas

Uno de los principales símbolos de Shangó es el Oshe que es un muñeco de cedro que por cabeza lleva un hacha doble, y representa la energía de la carga. Sobre su receptáculo, se trata de un recipiente de madera de cedro, debe tener tapa, con un pilón encima que recuerda un castillo.

Son atributos de Shangó las hachas, las espadas, los rayos, los tambores, caracoles, un mazo, etc. Los collares de Shangó llevan cuentas de color rojo y blanco. Como objetos de poder, Shangó tiene un hacha de dos cabezas, una copa y una espada, y su traje es una camisa suelta de color rojo, con pantalones blancos y algunos listones rojos y blancos. El pecho lo lleva descubierto, a veces se coloca sobre la camisa una chaqueta roja de rayas blancas, corta. En la cabeza puede tener una corona con forma de castillo.

Son ofrendas para Shangó animales como los carneros, los gallos, las palomas, la gallina de guinea; y platos hechos con harina de maíz, leche, plátanos verdes, plátano indio, vino tinto, cebada, alpiste, entre otros. Entre las hierbas están la zarzaparrilla, el bejuco, la caña de azúcar, el laurel, y también las cebollas y la hierba buena.

Durante los bailes, Shangó se mueve hacia los tambores, se golpea la cabeza y da vueltas de carnero, hace expresiones intensas con los ojos y la lengua; gesticulaciones sexuales agarrando sus testículos. Su baile es el más característico de todos los orishas. También hace movimientos de lucha con el hacha, con danzas eróticas y de guerrero.

Los devotos hijos de Shangó son enérgicos, activos, ingeniosos, y muy voluntariosos, pueden experimentar violentos arranques de cólera ante las dificultades. Son mujeriegos, adictos al dinero, y libertinos.

Funciones

Shangó tiene facultades para legislar e intervenir en la justicia; como guerrero también sabe pelear en los conflictos. Es el castigador de los ladrones, los corruptos y los mentirosos. Con la ira de los truenos y ratos muestra su enojo y castiga.