Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Menor Ibeyis

Orisha Ibeyis

Los Ibeyis  son orishas gemelos, también se conocen como los Jimaguas, están entre las deidades menores del panteón yoruba, y simbolizan la prosperidad, la suerte y la fortuna. Como son espíritus infantiles, se asocian con la protección de los niños, tienen poder para rescatar de la maldad y de la muerte.

Un poco de historia

Los gemelos Ibeyis nacieron de la unión de Oshun y Shangó, fue Yemayá quien se encargó de su crianza. En otros patakies se dice que estos orishas fueron hijos de Shangó con Oyá.

Ibeyis o Jimaguas son deidades con espíritu infantil, representan una pareja de hermanos, varón y hembra, cuyos nombres varían: Taewó y Kaindé, Araba y Aína; aunque en algunas historias ambos son orishas femeninos y también dos orishas masculinos. Presentan características y actitudes de niños, traviesos y juguetones. Habitan en los caminos altos, con montes y palmas, donde se cree que ofrecen protección a los caminantes que viajan. Su nombre en yoruba significa “contienen dos”.

Todos los demás deidades los miman por ser niños. Se dice que con sus tambores mágicos, que fueron un obsequio de Yemayá, los Ibeyis derrotaron a Abita y salvaron a la humanidad.

Culto

Los receptáculos de los Ibeyis son dos recipientes o tazas de loza llamadas apotó, una de ellas es de color rojo y blanco, la segunda debe llevar los colores blanco y azul. Como atributos, se colocan dentro dos medias manos de caracoles, con cuatro otás (piedras) que deben llevar la forma alargada simulando el órgano genital masculino, también llevan unas otás redondas que simbolizan los genitales femeninos. Se colocan dos muñecos, uno hembra que lleva el collar de Yemayá, y uno macho con el eleke de Oshun, están sentados sobre un tapete, y permanecen unidos por un cordón.

Otros atributos son los tamborcillos, las campanillas (siempre en número par), güiras de color blanco con cruces y rayos como diseños.

Los elekes o collares de los devotos de los Ibeyis llevan sus colores rojo y blanco, y azul y blanco, en combinación. Su número es el 2.

Como ofrendas, se les pueden presentar cualquier clase de frutas, tales como guayaba, guanábana, naranja, piña, mango,  plátanos, así mismo dulces como arroz amarillo, palomitas de maíz. Entre los animales, a los Ibeyis se le ofrecen en sacrificio palomas y pollos. Como plantas tienen el hicaco, el maíz, el pega-paga, rabo de gato, mamoncillo, chirimoya, zarzaparrilla, tomate, zapote, entre otras.

Los hijos de los Ibeyis son personas con una personalidad infantil, son traviesos e inmaduros, que disfrutan de juegos. Por otro lado, son astutos para concretar negocios y cerrar tratos, aunque a veces carecen de responsabilidad y tienen un humor ciclotímico.