Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Menor Oroiña

Orisha Oroiña

Oroiña es una de las deidades menores del panteón yoruba, de acuerdo con la mitología de esta religión, esta orisha representa la energía del fundamento, por ello es un espíritu muy importante para los babalawos.

Historia

Oroiña nació de Olorun, directamente, y se considera el antepasado de Aggayú Solá, con quien se recibe.

Su pataki cuenta que en el comienzo, cuando la tierra era una gran masa con lava y fuego, el calor hizo que Olofín enviase a Yemú para que apagara las llamas. Por varios días intentó controlar las llamas hasta que consiguió que desaparecieran de la superficie de la tierra, y el agua comenzó a aparecer en corrientes que iban desde los lugares más altos hacia los más bajos.

Las corrientes de agua dulce viajaban por largos caminos, de modo que al llegar a su destino ya se habían convertido en agua salada. Esto dio origen a la creación de ríos y mares.

Mientras tanto, Oroiña no estaba conforme con que el fuego fuera encerrado en el centro de la tierra, así que Olofín, creó los volcanes para nadie se olvidara de la energía de Oroiña cuando escapara sorpresivamente a través de estas montañas, con el poder de lava que destruye tierras enteras.

Culto

Oroiña representa una energía espiritual esencial para la naturaleza, por esto los babalawos la invocan. Esta deidad se asocia con fenómenos naturales que involucran fuerzas que pueden alcanzar grandes magnitudes y con capacidad de producir energías que llevan a grandes cambios, como la lava del centro de la tierra que se expulsa en las erupciones de los volcanes, también los terremotos, y las regiones montañosas y de cordillera donde son comunes estos fenómenos naturales.

De esta manera, Oroiña simboliza sentimientos contradictorios como el amor y la ira, el fuego que purifica, y destruye, y es gran inspiración para el conocimiento, la intuición y la interpretación.