Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Oyá

Orisha Oyá

Orisha Oyá

Oyá es la orisha que está asociada a la deidad de la muerte que es Ikú. En la naturaleza su energía se manifiesta en la tempestad, los vientos fuertes, los huracanes, de fuerza violenta. Habita en la entrada de los cementerios y se asocia a sentimientos lúgubres y al conocimiento del mundo de los muertos.

Un poco de historia

Oyá domina los vientos en la naturaleza, igual que Orula, Obbatalá y Elegguá. Se asocia con la reencarnación de antepasados. En el pasado, el río Níger llevaba el nombre de Oyá, donde los devotos decían que habitaba este orisha.

En cuanto a su familia, Oyá es hija de Obbatalá y Yembó, y hermana de Ayaó; fue esposa de Oggún y Shangó. Es madre de los egguns y por eso tiene poder sobre ellos. Su número es el nueve, y se le asocian todos los colores a excepción del negro. Se festeja el 1 de octubre, y se le guardan los días viernes. En el sincretismo se asocia a Santa Teresa del Niño Jesús y también a la Virgen de la Candelaria.

Atributos y ofrendas

El receptáculo de Oyá es una vasija de barro o una sopera de loza, el color es marrón con pintura de varios tonos. Puede estar seca o colocarse agua de río y sus otá. Son atributos para Oya las manillas de cobre, los rabos de caballo, caracoles, espadas, escudos, esclavas, corona, pañuelos de colores, nueve brazaletes de cobre entre otros.

Los elekes o collares se construyen con una cuenta carmelita con rayas de color marrón y blanco, en algunos casos se combinan con cuentas de color lila y rayas amarillas, en secuencias de 9. Para sus vestidos, Oyá se coloca un traje color vino, con una falda con 9 franjas de colores distintos. En la parte superior el vestido puede ser de fibra de palma que se conoce como yagua. Se adorna la cabeza con cintas de varios colores.

Pata las ofrendas, se puede presentar para Oyá animales como las gallinas, las palomas y los chivos, también se ofrecen frutas como uvas, coco y verduras, la berenjena, la batata, plátanos, comidas como frijoles, arroz blanco, manteca de cacao, maíz tostado, entre otras.

En las ceremonias, cuando Oyá baila realiza movimientos de limpieza del aire para librarse de las malas influencias, se trata de pasos rápidos y bruscos, parecidos con una danza delirante; puede llevar una antorcha en la mano derecha con la que dibuja círculos, y gira hacia la izquierda.

Los hijos de Oya son personas tranquilas y pacientes, como la brisa ligera cuando están calmados. En el otro extremo, pueden ser impredecibles, enérgicos y furiosos cuando están enojados, como las fuerzas de la tempestad. Son hijos del viento, por ello no se confinan a un solo lugar, buscan variedad y versatilidad, ya que se aburren de la monotonía. Aunque algunos son fieles y celosos, pueden también ser mujeriegos.

Funciones

Oyá es conocida como la señora de los muertos y que tiene control sobre fenómenos naturales como los vientos, los remolinos, la aparición del arcoíris y la centella. Con sus vientos controla la distribución de las plantas y la vida vegetal en la tierra.

Como Oyá tiene poder sobre las fuerzas del aire, ella representa el oxígeno que respiran los seres vivos, y que es necesario para que la vida continúe y todo se funcione en equilibrio.