Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Guerrero Eshu

oriha eshu

Orisha Eshu

Eshu también es un orisha de los Oddé o Guerreros. Para los yoruba, Eshu es la primera vida que creó el dios supremo Oloddumare. Su nombre significa “esfera”, dado que Eshu es lo infinito, como un movimiento que es continuo y permanente. Se le considera como el mensajero de los orishas, y trabaja como un mediador entre el hombre y estas deidades.

Sus padres son Obbatalá y Yembo o también Orchanla. Fue creado por Oloddumare, y es inseparable de Oggun, Ochosi y Osun.

Ofrendas

Los devotos de Eshu le ofrecen en las ceremonias animales como chivos, gallinas de Guinea, gallos, pollos, palomas, generalmente un par. Aunque las ofrendas dependen de las tradiciones yorubas locales.

Se le presentan vegetales como el maíz, el aceite de palmera, papas pequeñas asadas con aceite o hervidas con la concha. Otras ofrendas son los caramelos de miel

Culto

Eshu solamente es recibido por los babalawos, dado que es un espíritu travieso, que se asocia a trampas para engañar al hombre y a los demás orishas, por eso representa las desgracias que surgen cuando el hombre pierde el balance con su entorno. Eshu se conduce por más de 201 caminos.

Funciones y poderes

Eshu es el encargado de mantener las comunicaciones entre el mundo de los hombres, llamado Aiyé, y el mundo de los Orishas que es el Orún, por esto se le encuentra en todas partes. Las historias describen a Eshu como una deidad solitaria, se relaciona con los campos, los montes,  y las sabanas, especialmente en el período de la noche. Puede controlar las energías negativas, y él mimo se asocia con infortunio y desesperanza.

Los poderes de Eshu tienen origen en la hechicería. Utiliza herramientas como cadenas, garabatos de guayaba con las que se le invoca, además lleva un muñeco de cedro. Puede liberar a los hombres de prisiones.

Al ser Eshu el encargado de los mensajes, el controla las palabras de los hombres especialmente en las encrucijadas donde se presentan decisiones que llevan por distintos caminos a la vida, como en casos de trabajo o de negocios

Justo con Elegguá, Eshu, estos dos orishas simbolizan un equilibrio entre positivo y negativo, como una crisis y el sosiego de la misma. La protección viene con Elegguá mientras que los problemas vienen con Eshú.