Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Guerrero Osun

orisha yoruba osun

Orisha Osun

Osun entre las deidades yoruba cumple la función de ser el mensajero de Olofi; Osun es un guardián para los devotos, el habita en los lugares altos, y cuando cae está anunciando la muerte de una persona cercana. Su temperamento es calmo, es manejable y es humilde. Es parte de los orishas guerreros, de los primeros que se reciben en las ceremonias.

Un poco de historia

Osun era vigilante en casa de Obbatalá y Yembo, que vivían con sus hijos Oggun, Ochosi y Elegguá.

Osun tiene poderes de adivinación, vigila sobre la cabeza de los devotos, y sus señales indican la propia vida de la persona. En el sincretismo católico, Osun es relacionado con san Juan Bautista, por su papel de mensajero y custodio de los devotos yoruba, y además que actúa como profeta, tiene poderes que lo hacen adivino y vidente.

El número de Osun es el 8, y su fiesta se celebra el 24 de junio, para el día de la semana se le guarda los lunes. Es hijo de Obbatalá y de Yembo.

Ofrendas y atributos

Osun tiene un receptáculo con la forma de una copa de metal, de color plata, y en la parte superior puede presenta un gallito, una paloma o un perro. No tiene otros atributos, tampoco se colocan caracoles.

El color de Osun es el blanco, aunque puede usarse cualquier tonalidad, pues Osun mismo representa el color y las pinturas.

Para Osun se oferta manteca de cacao, aguardiente, y animales como palomas, y otros que son dados a los guerreros. No obstante, no deben darse a Osun gallos, o pollos.

En las ceremonias Osun no se corona, el pasa directamente a Obbatalá, primero se reciben los anteriores orishas guerreros.

Los hijos de Osun son como los de Obbatalá, sin embargo, son más dóciles y calmados, con características humildes y relaciones que son manejables

Funciones

Osun es la representación de un espíritu muy antiguo que está relacionado con la vida del devoto, por generaciones anteriores, así funciona como su guía y le proporciona consejos y advertencias. Osun es un vigilante y un guardián sobre la cabeza de los devotos.

Orula toma apoyo en Osun que funciona como su bastón para darle poderes de profecías y adivinación, así adquiere el conocimiento verdadero e importante. Es un orisha que no se asienta en la cabeza, se hace Obbatalá, por tanto, Osun no tiene caminos.

Para el hombre, Osun es la posición y el lugar en la tierra de la persona, por eso no debe caerse. Cuando el devoto muerte, Osun debe ser enterrado junto con el devoto. Si se tambalea o mueve solo, indica que el dueño está siendo víctima de trabajos o hechicería; si cae, está anunciando la muerte.