Saltar al contenido
Santeria Yoruba

Orisha Menor Oranmiyán

Oranmiyán

Orisha Oranmiyán

Oranmiyán es uno de los orishas menores del panteón yoruba, se conoce esta deidad en la mitología de la religión por ser el espíritu asociado a la tierra firme, de la cual es el dueño y señor. El culto a Oranmiyán es originario de Ifé, donde existen varias historias que lo ubican como proveniente de una dinastía de reyes.

Historia

En uno de los patakies de Oranmiyán, se cuenta que al proceder con la distribución del Ashe, este orisha que era el más joven de todos, recibió una bolsa negra, una cigüeña, una nuez de palma, un caracol y 21 barras de hierro; entonces Oranmiyán utilizó estas herramientas para crear tierra en medio de las aguas.

El caracol le sirvió para colocar un poco de tierra en la bolsa, y sobre esta dejó a la cigüeña, la cual comenzó a colocar huevos que se degradaron y mezclaron con la tierra, y así nacieron islotes de tierra firme.

Cuando vieron los que Oranmiyán había logrado, quisieron quitarle sus tierras. Entonces, este orisha tomó las barras de hierro que había recibido, y con ellas construyó lanzas y flechas que le permitieron defenderse de los ataques.

Fue así como Oranmiyán se convirtió en el año y señor de la tierra firme, y se ganó el respeto de las demás entidades.

Culto

El culto para Oranmiyán es poco difundido en la actualidad. Se encuentra presente en algunos países de África Occidental, en la región de Benín.

Oranmiyan es el espíritu que simboliza tanto la tierra firme como la inmensidad del firmamento.

Una variación de la historia

Existe una leyenda yoruba que habla sobre Oranmiyan Omuluabi Odede, quien fuera uno de los reyes de la tribu yoruba, conocido como el Gran Príncipe de Ife. La historia dice que Oranmiyán fue el último de nacer en su dinastía (alrededor del año 1300), y creció con grandes cualidades que lo llevaron a ser el heredero de Oduduwa, así que regresó para reclamar el trono del rey.

En Benín fue coronado como el primer Oba, y luego fundó Oyo con su Alaafin. Luego de su muerte, se le rindió honores con el Bastón de Oranmiyán, que se erigió en el lugar de muerte de su padre. Se trataba de un obelisco de 5,5m de alto. Cayó una pieza de la parte superior en una tormenta que ocurrió en la década de 1884, pero volvió a reconstruirse. Se encuentra en Mopa de Ile-Ife.